Salida a Guissona (Marzo 2015)

 

 

Domingo 8 de marzo, primera salida con comida incluida del año 2015. Como siempre hemos quedado a las 9:00 en el punto de reunión de Sant Cugat. Hace frío, aunque es soportable. Yo tengo 30 Km hasta llegar al punto de reunión. 

Se prevé una salida larga, sobre el mapa son más de 320 Km que unidos a los 60 que le tengo que añadir para llegar y volver del punto de reunión hacen un total de casi 400 Km en una 75. Llegaremos a casa después de comer.

Todo el mundo es puntual, aunque nos retrasamos un poco cargando pilas para los primeros kilómetros. Esta vez tenemos las 13 motos. Sobre las 10 h salimos hacia nuestra primera parada: Solsona. Llegamos a las 11:00 y a desayunar. Buenos bocatas y algún que otro plato de huevos fritos con guarnición. A las 12:00 seguimos nuestro camino dirección Ponts. Debido a la altura algunas motos se ahogan. Antes de llegar a Guissona sufrimos el primer contratiempo: una NSR se ha quedado tirada y aunque en un principio parece un tema de combustible, no era así. Se envían dos motos a ver si se puede solucionar el problema y el resto del grupo nos dirigimos a un área de servicio a repostar y esperar. Casi una hora después nos volvemos a juntar todos. Parece que la NSR ya funciona correctamente. Seguimos nuestro camino hacia Ponts y después hacia Cervera, municipio especialmente conocido por ser el pueblo del campeón de mundo de motociclismo Marc Márquez.

Son casi las 15:00 horas y llegamos al restaurante a comer. Un sitio de brasa que tiene una pinta estupenda. La comida genial y el ambiente inmejorable, como siempre. Después de una larga sobremesa nos ponemos en marcha para volver cada uno a su casa. Empieza a oscurecer y se bromea durante la comida de lo malas que son las luces de las 75cc y que menos mal que llegaríamos justo, pero con luz del día a casa. Gran error, porque el destino nos tenía preparada una sorpresa.

En el camino de vuelta hacia Manresa una de las Hurricane deja de funcionar. Tras unos largos minutos de confusión finalmente conocemos la causa: se ha quedado sin aceite y ha gripado. Desgraciadamente no le funcionó el chivato del aceite y, aunque siempre revisa el depósito del aceite antes de salir de ruta, esta vez no lo hizo. Llamamos a la grúa, pero tardará en llegar. Decidimos que unos cuantos se queden con la moto averiada y el resto continuamos la ruta. Fue una estampida general, de las nueve motos que seguíamos el trayecto yo me incorporo a un pequeño grupo de 4. Seguiremos juntos hasta Manresa y allí nos separaremos. Se ha hecho totalmente de noche y la visibilidad es muy mala. Se me enciende el testigo del aceite; sé que tengo aceite de sobra para llegar a casa, pero no quiero arriesgar y paramos en la siguiente gasolinera. Allí de nuevo coincidimos con algunos compañeros del Club. 

Proseguimos el viaje hacia Manresa. Es muy, muy tarde y unos Km antes de llegar decido coger la autopista C-16 para llegar a casa lo más rápido posible. No es una buena idea hacer 60 Km de autopista con grandes subidas en una noche oscura en mi pequeña Hurricane, pero es la mejor opción si quiero llegar a casa para cenar. Hacía un frío que pelaba. La moto se portó de maravilla, aunque tengo que deciros que en algunas subidas tuve que bajar hasta 4ª velocidad. ¡Me pasaron hasta los tráilers articulados! Durante todo el camino fui a todo lo que daba la moto y solo le susurraba una cosa: ¡aguanta campeona que tú puedes!

Finalmente a las 20:30 llegué a casa. Más de 12 horas en una salida llena de incidentes. Leo por el Whatsapp que algunos compañeros también han llegado a sus domicilios. Un poco más tarde el propietario de la Hurri gripada también está en casa con su niña averiada. Y por último los que acompañaron la espera de a la grúa también están en casa. Eso es lo importante, todo el mundo en casa.

Ha sido una salida divertida, pero muy laaaaaaaaarga y cargada de incidentes. Seguro que cuando nos reunamos de nuevo tendremos un montón de batallitas para explicar. Nos veremos en la próxima.